TECHO DE UNA SOLA AGUA

DESCRIPCIÓN

¡Padre de los huérfanos y defensor de las viudas es Dios en su morada santa.

Dios da un hogar a los desamparados…! -  Salmo 68:5-6  NVI –

 

Loida Palejko de Verstraeten ha brindado buena parte de su vida a la atención de la mujer en crisis de soledad y abandono y nos cuenta su experiencia en el acompañamiento de sus vidas. Mi propio dolor por las mujeres abandonadas forjó la llave que me abrió parte de las Sagradas Escrituras. Juntas la leímos, juntas la creímos, y juntas hemos hallado estrategias para seguir. El Espíritu Santo vino y las consoló. Cristo, cuyo nombre es óleo derramado, curó sus heridas.

 

Jesús ocupó el espacio vacío que reinaba sobre cada cabeza.

Le dio techo a cada abandonada. Las sacó de la intemperie y las cobijó en su cuerpo, en su iglesia. Prodigó amparo, concedió identidad y estableció su pacto de unidad eterna.

 

Por fin, el apellido que las protege ocupa todo el orbe.

¡Jesús abarca el universo de ellas!

Ahora cada una está envuelta en su amor, cubierta por su Nombre.

Jesús guarda, con especial cariño, a la familia bajo el techo de un agua.

Autora: Loida Palejko de Verstraeten

EDITORIAL LOGOS​
 
Condarco 1440 - C1416AQH  
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
 
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - White Circle