SE VACIÓ DE SÍ MISMO

“Cristo Jesús… se despojó a sí mismo” Filipenses 2:7

DESCRIPCIÓN

Este texto nos muestra algo cuyo significado nos deja pasmados. El hecho de que el Verbo eterno se despojó, o se vacío, de sí mismo y se transformó en criatura es algo que va mucho más allá de lo que nuestras mentes podrían comprender. Pero el Espíritu de Dios quiere comunicar a nuestro corazón la grandeza de este acontecimiento. El autor nos ayuda a ampliar nuestra visión sobre la humillación de Cristo.

 

El Padre no lo amó por su Gloria. La Gloria fue lo que el Padre le dio. Lo exaltó porque lo amó en su humillación. Ver la humildad de Jesús es el motivo más fuerte para que la Iglesia obedezca y siga el mismo camino, pues, para poder obedecerlo, Jesús primero debe ser admirado y amado. Si somos discípulos de aquel que se vació a sí mismo no nos queda otro camino que conocerlo en su humildad y buscar su semejanza, siguiendo sus pasos. do y amado.

Si somos discípulos de aquel que se vació a sí mismo no nos queda otro camino que conocerlo en su humildad y buscar su semejanza, siguiendo sus pasos. 

Autor: Marcos Moraes

 

EDITORIAL LOGOS​
 
Condarco 1440 - C1416AQH  
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
 
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - White Circle